_DSC4790

Hacía mucho tiempo que no escribía en el Blog, pero quiero aprovechar este medio para hacerles un resumen de primera mano sobre el estudio de que realizamos con motivo de la Cajamar-TenerifeBluetrail 2017.
Hace dos semanas lo presentamos en rueda de prensa celebrada en las oficinas del Grupo Hospiten del edificio Mapfre en Santa Cruz de Tenerife, el resumen del estudio sobre corredores de montaña realizado durante la Cajamar-TenerifeBluetrail 2017.


Introducción.

Sabemos que el deporte de alta intensidad y continuado en el tiempo provoca una serie de cambios en el corazón que se conocen como corazón del deportista. Estos cambios están relacionados con el aumento del tono vagal, se producen una disminución de la frecuencia cardiaca tanto en reposo como en esfuerzo, aumenta el volumen de las cavidades cardiacas y mejora la función de relajación del corazón. Todas estas mejoras les permite aumentar el volumen de sangre que bombea hacia la musculatura periférica de 5 litros por minutos hasta 25 litros por minuto durante el esfuerzo. Además, mejora la captación de oxígeno en la musculatura periférica gracias al entrenamiento.
Tras una prueba tan larga y dura como una ultra de montaña o un Ironman, se han visto cambios agudos en el corazón del deportista, se conocen como fatiga cardiaca aguda, que se recupera en una semana.
¿Cuál fue el propósito del estudio?
El propósito de nuestro trabajo fue valorar esas adaptaciones del corazón del deportista en 15 corredores de la Cajamar-TenerifeBluetrail 2017 y ver cómo estaba ese corazón a las 48 horas de finalizar la prueba. También, con el uso de las camisetas Nuubo para monitorización electrocardiográfica quisimos estudiar si existían arritmias cardiacas durante la prueba.
¿Cómo planteamos el estudio?
Elegimos a los deportistas de forma aleatoria, se solicitaron voluntarios que pudieran estar 48 h antes y después de la prueba en Hospiten para hacerles la ecocardiografía. Ante la cantidad de voluntarios, cogimos a aquellos que iban a participar en la prueba más larga. A todos ellos se les hizo un electrocardiograma y ecocardiograma basal, además se les entregó una camiseta Nuubo® para que la llevaran durante el transcurso de la carrera.

Imagen
Camiseta Nuubo para grabación del EGG durante la prueba


A las 48 horas, los corredores entregaron las camisas y el grabador y se les repitió el electrocardiograma y el ecocardiograma. En la ecocardiografía destacar que se usaron técnicas novedosas en el estudio de la función ventricular como la deformación miocárdica, realizado con ecógrafo de última generación Toshiba® Xario.
La deformación miocárdica es una técnica que permite ver cambios en la función cardiaca antes que se afecta la función sistólica. En la actualidad ha adquirido importancia para el estudio de miocardiopatías, hipertensión arterial, diabetes, etc.

 

Imagen 2
Medicación de la deformación miocárdica mediante Toshiba Xario


¿Cómo eran los corredores estudiados?
Todos los participantes eran varones, con una edad media de 40 años, 7 años participando en carreras de montaña y con una media de 12 horas de entrenamiento a la semana. Ninguno tenía enfermedad cardiovascular y no encontramos problemas cardiacos en la primera evolución, sus corazones mostraban unas adaptaciones propias de su deporte.  Acabaron la carrera 13 de los 15 participantes y el tiempo medio invertido para hacer los 97 km fue unas 18 horas.
¿Cómo estaba el corazón a las 48 horas de la carrera?
A las 48h observamos que los volúmenes del corazón eran algo superiores a su estado basal, sin llegar a tener diferencias significativas. La función sistólica de ambos ventrículos era normal y el estudio de la deformación miocárdica nos mostró una deformación longitudinal del ventrículo izquierdo sin cambios respecto a los días previos a la prueba.
¿Qué observamos durante la monitorización eléctrica del corazón?
Analizamos un total de 1.700.000 latidos cardiacos en 231 horas de grabación. La frecuencia cardiaca media de los corredores fue de 124 lpm, lo que supone un 68% de la supuesta estimada por la fórmula de 220 -edad. A pesar de la altitud, duración de la prueba, fríos, deshidratación, etc sólo apreciamos un 0,4% de extrasistolia ventricular y un 0,3% de extrasistolia supraventricular. No vimos arritmias cardiacas graves durante el seguimiento de los deportistas.
¿Qué conclusiones finales obtuvimos con el estudio?
– Los corredores de montaña presentan una excelente adaptación cardiaca al esfuerzo.
– Aunque los volúmenes de las cavidades cardiacas eran mayores tras la prueba, no encontramos a que estas variaciones fueran significativas.
– Pensamos que a las 48 horas, ya ha habido una recuperación importante de esa fatiga cardiaca propia de la prueba.
– Al ser una prueba larga, de alta montaña y muy dura, los corredores la hacen en zonas metabólicas fundamentalmente aeróbicas, sin observar arritmias cardiacas durante la prueba.

Termino el resumen del trabajo, agradeciendo a los participantes su colaboración y entusiasmo, sin ellos no hubiera sido posible.

Para nosotros es muy importante culminar este trabajo con la presentación de los resultados en el Europrevent 2018, a celebrar en Lubjliana en abril de este año.

Dr. Alejandro de la Rosa Hernández